Bizkaiko Foru Aldundia | Diputación Foral de Bizkaia

Emprendimiento femenino de la mano de Mireia Muñiz de Yuït por el Día Internacional de la Mujer Emprendedora

Como todos los años, celebramos el emprendimiento, pero un día tan especial como el del sábado, celebramos, damos visibilidad y apoyamos el emprendimiento femenino.

El 19 de noviembre es un día especial para toda nuestra red de emprendedoras y promotoras, mujeres valientes que luchan por seguir construyendo sus proyectos día a día. Esta semana nos hemos acercado a ellas, haciéndoles partícipes en este nuevo post, para que den respuesta a cuatro retos que les hemos planteado. en este caso, Mireia de Yuït nos responde.

Lee el post completo aquí.

Mireia Muñiz, socia promotora de Yuït (CEO & Marketing Director)

Es licenciada en Ingeniería Técnica de Telecomunicaciones por la Universidad Ramon Lull, además de tener un Máster en Business Administration. Mireia ha trabajado en proyectos de gestión empresarial, además de contar con su propia empresa, ha trabajado como Subdirectora de Estrategia, Innovación y Competitividad territorial en Ofyde Consultores, Executive Director en Grow Up y Project Manager en Xarxa UniBa. Hace 6 años decidió emprender y crear su propia consultoría de Innovación y Creatividad, ayudando a los negocios a sistematizar su innovación, dinamizando sesiones de creatividad y formando a la plantilla para ser más creativos en su día a día. Yuït es ahora su nuevo reto empresarial: hacer llegar la alimentación saludable a aquellas personas que en su día a día no consiguen llevar una dieta sana y mejorar así la salud de millones de personas que deciden, como ella, no renunciar a un ritmo de vida activo.

Comer es un enorme placer que debemos disfrutar, saborear y compartir, pero en ocasiones es también un mero trámite para el que debemos ser creativos y pensar en soluciones que nos suponga un menor esfuerzo. La incompatibilidad de todas las tareas asociadas a la cocina con el día a día ajetreado de las sociedades modernas nos retan a tomar las riendas de nuestras vidas y priorizar. En esta búsqueda, conceptualizamos una solución de comida saludable y rápida, que se adecuara a nuestro estilo de vida y nos permitiera comer de manera sana aun cuando no teníamos tiempo para cocinar, andamos de acá para allá o simplemente decidimos dedicar nuestro tiempo ¡a otras cosas!

Yuït es una empresa de smart food que desarrolla y comercializa comida saludable en prácticos e innovadores formatos, adecuados a nuestro día a día.

Reto 1: ¿Cuáles han sido las principales barreras que te has encontrado a la hora de poner en marcha tu proyecto?

Las principales barreras que nos hemos encontrado al poner en marcha el proyecto vienen dadas de la dificultad de emprender en el sector de la alimentación sin una empresa reconocida en el mismo detrás. Los MOQS son enormes, los plazos de entrega, las condiciones de pago, la gestión de las materias primas, la identificación de proveedores… es un sector con reglas del juego muy particular y no es para pequeños. Lanzar nuevos productos, totalmente innovadores, con tiradas y en plazos asumibles ha sido el principal reto… Los inicios han sido duros pero la buena noticia es que ¡ya estamos aquí! y esto es sólo el principio.

Reto 2: ¿Cómo te ha afectado a nivel laboral y social ser una mujer emprendedora? ¿Qué te ha motivado a seguir adelante?

Los roles de género afectan y condicionan tanto el ámbito laboral como el social. La mayor parte de los espacios de emprendimiento se encuentran masculinizados, basta con echar un vistazo a los modos de relación, los factores críticos de decisión o los programas intensivos y horarios de encuentro.

Personalmente mi motivación pasa por dejar de lado los estereotipos y vivir el proceso de emprender con autenticidad. Poner en todo momento a tu persona y tu proyecto en primera línea, como protagonistas de la historia, es una visualización clave.

Creo que justo en el contexto emprendedor la disruptividad y seguridad en defender lo que no es la normal es algo que abruma y puede jugar a tu favor. Tenemos que aprovecharnos ya no de lo que se espera de nosotras, si no de lo que no se espera.

Reto 3: ¿Has contado con referentes o una persona aspiracional que te haya empujado a este camino? ¿Crees que en el mundo de los negocios actual hay suficientes referentes femeninos?

La verdad es que no como referente a nivel de emprendimiento, pero sí ha habido personas que han supuesto para mí fuentes de inspiración que me han permitido superar miedos y frustraciones. Desde el reconocimiento a mi trabajo, pasando por la confianza y apuesta ciega de mis compañeros, al respaldo incondicional de quienes te quieren.

Creo que en el camino personal de emprender es clave tener la valentía de afrontar aquello que te limita y buscar una solución para subsanarlo o gestionarlo, siempre desde el amor propio.

Reto 4: ¿Cómo motivarías a las futuras generaciones a emprender? ¿Qué propones o qué echas de menos por parte del modelo de educación y emprendimiento para fomentar el ecosistema de startups de Bizkaia?

Es importante considerar el emprendimiento como una opción más dentro del mercado laboral. Valoramos qué estudiar pero nadie nos pregunta “¿te gustaría emprender o preferirías un trabajo por cuenta ajena?” Y creo que es clave poner encima de la mesa ese debate, desde el principio. Tenemos que justificar por qué emprendemos, pero nadie te pregunta “¿Cómo decidiste trabajar para una empresa?” Debemos asegurarnos de que no emprender es también una decisión que tomamos de forma consciente.

El modelo educativo ha cambiado mucho los últimos años y cada vez más nos acercamos a modelos más abiertos que entienden la educación como un proceso de aprendizaje planteado a partir de la resolución de retos. Me parece un camino apasionante que hay que pulir y consolidar, pero sigo pensando que la distancia entre la empresa y la educación es enorme; y probablemente las ratios de emprendimiento se verían muy favorecidos en la medida en que se consiga estrechar este acercamiento. Es muy complicado, o prácticamente imposible, visualizarse liderando lo desconocido.

El emprendimiento es un mecanismo de transformación. Podemos cambiar hábitos, espacios e incluso vidas. Hay quienes se posicionan en la queja y hay quienes se arremangan y deciden cambiar el mundo. Motivaría a las futuras generaciones haciendo un llamamiento al cambio. ¿Nos queremos sentar a mirar o ser parte activa de la solución? Hay millones de retos por abordar que están esperando personas valientes que quieran trabajar por ese propósito, y lo mejor de emprender es que puedes escoger el tuyo.