Bizkaiko Foru Aldundia | Diputación Foral de Bizkaia

La sociedad foral BEAZ publica una guía para startups para afrontar el efecto del COVID-19

Beaz, sociedad pública de la Diputación Foral de Bizkaia, trabaja para apoyar a las empresas y las personas emprendedoras en los esfuerzos que llevan a cabo a la hora de crear nuevos proyectos, innovar e internacionalizarse. Ante la situación de incertidumbre que ha generado la crisis sanitaria del COVID-19, esta sociedad ha elaborado una guía para que las startups se preparen ante este nuevo escenario.

La guía “Estrategias para afrontar el efecto del COVID-19” elaborada por Beaz ofrece a las startups una nueva herramienta, planteando diferentes estrategias y sugerencias, tales como:

  • Búsqueda de nuevas vías de financiación.
  • Diversificación del negocio.
  • Captación.
  • Fidelización de nuevos clientes.
  • Reforzar el equipo de trabajo.

A pesar de no ser una tarea sencilla, las personas expertas en emprendimiento animan a las startups a seguir buscando nuevas oportunidades con las que superar los obstáculos, y que incluso pueden ayudarlas a salir reforzadas de esta situación.

Estrategias para afrontar el efecto del COVID-19

El contexto en el que las empresas planificaban y tomaban sus decisiones ha cambiado bruscamente a causa de la crisis provocada por el COVID-19. Afortunadamente, el ecosistema emprendedor ha madurado mucho estos últimos años, por lo que está preparado para poder hacer frente a este desafío, y todo pasa por saber adaptarse a esta nueva realidad.

Si algo destaca en las startups es la innovación y su capacidad de reacción, por lo que es importante no dejarse llevar por el desánimo, redimensionar el negocio, gestionar la ansiedad y minimizar los gastos. Siguiendo las medidas propuestas y desarrolladas en la guía que ha elaborado Beaz, cualquier startup estará preparada para superar esta situación.

Redefinir un plan de tesorería de contingencia

Aunque dependa del sector de cada startup, debe plantearse un escenario en el que los ingresos pueden llegar a ser nulos durante cuatro meses y la recuperación hacia la normalidad sea lenta, lo que hace necesario asegurar una liquidez mínima. Y para ello se recomienda:

  • Ajustar los costes.
  • Optimizar el cash flow y la financiación propia.
  • Renegociar condiciones de contratos.
  • Retrasar inversiones que no sean estratégicas.
  • Potenciar los desarrollos en colaboración.
  • Intentar negociar carencias con bancos y financiación pública.

Nuevas vías de financiación

En este punto coinciden todas las personas expertas, siendo necesario cerrar nuevas vías de financiación y contar con el mayor colchón de circulante posible, siendo lo ideal contar con liquidez para un mínimo de 12 meses. Estas nuevas vías pueden ser:

  • Abrir una línea de crédito.
  • Acudir a entidades o personas inversoras.
  • Analizar y utilizar todas las medidas públicas de financiación aprobadas para mitigar los efectos del COVID-19.

Apuesta por la diversificación

El siguiente paso sería replantearse el modelo de negocio, su gestión y el trato con clientes. Es necesario estudiar vías que aprovechen los nuevos hábitos que se están interiorizando durante estos días:

  • Digitalización y teletrabajo.
  • Adaptarse a la nueva demanda.
  • Vigilar las tendencias.

Fidelización y captación de nuevos clientes

Para cualquier empresa es interesante captar nuevos clientes, pero también es muy importante fidelizar a los ya existentes, manteniendo el contacto. Para lograrlo, aunque pare la actividad, se debería:

  • Construir marca y reputación.
  • Recalcular los costes de captación por canales y optimizarlos con ROI > 0.
  • Captar clientes en mercados menos afectados por el coronavirus.
  • Trabajar contenido de utilidad para los clientes, como blog, webinars, o vídeos, e incluso desarrollar nuevos productos.
  • Dirigirse a clientes que hayan tenido que reducir su actividad para tratar de venderles en mejores condiciones, o incluso gratis, para intentar fidelizarles cuando vuelva la normalidad.
  • Activar y explotar canales de comunicación online.
  • Intentar firmar contratos con nuevas empresas, aunque en los siguientes meses no generen ingresos, para que usen el producto lo antes posible y paguen más tarde.

Reforzar el equipo

La esencia de una startup es su equipo, por lo que hay que cuidarlo y asegurarse de que todas las personas que forman parte de este se sientan bien informadas y conscientes de la situación y de las posibles implicaciones, manteniendo una comunicación clara:

  • Transparencia en las tomas de decisiones.
  • Desarrollar y reforzar la cultura y valores de la empresa.
  • Intentar construir equipo, subir la moral y aumentar la lealtad de las personas.
  • Mantener una comunicación fluida.
  • Aprovechar los momentos de menor actividad para su formación y para fortalecer las capacidades para los desafíos actuales y los retos a medio plazo.

Conclusiones de la guía de Beaz

Esta guía lanza un mensaje claro de que la crisis provocada por el COVID-19 hay que verla como una oportunidad y tratar de fijarse en los aspectos positivos. Es una crisis temporal, que durará unos meses, pero tarde o temprano acabará, por lo que es una gran oportunidad de estrechar vínculo con las entidades, clientes y personas trabajadoras de la empresa.

Es una época en la que se deberán priorizar proyectos e iniciativas, y recortar todos los gastos que no pongan en riesgo la actividad de la empresa. Y todo esto manteniendo algo de músculo en caja, ya que las startups que más tiempo puedan aguantar la inactividad serán las que tengan mayor capacidad de supervivencia.

Si quieres impulsar tu proyecto, preséntalo en Crowdfunding Bizkaia y te ayudaremos a conseguir la inversión necesaria.