Bizkaiko Foru Aldundia | Diputación Foral de Bizkaia

Ocio sin pantallas con Kietoparao

Una infancia sana depende de algo tan habitual como jugar. A través del juego los niños y niñas exploran su mundo, van desarrollando su curiosidad y amplían su imaginación. Pero ahora la tecnología nos ha proporcionado un dispositivo que llevamos con nosotros a todas horas y que está cargado de entretenimiento: el teléfono móvil. Cuando estamos en la calle, en un bar o en un restaurante, y los niños o niñas se aburren, se lo dejamos y se quedan absortos mirando la pantalla, incluso cuando están en grupo.

Pero este problema tampoco es de hoy y ya en 1994, en EEUU, comenzó el movimiento “Ocio sin pantallas”, apoyado por distintos colectivos y que en el estado está impulsado por Kietoparao. Con el objetivo de concienciar a la gente sobre el uso responsable de las pantallas se promueven eventos, al principio era una semana sin televisión pero ahora la propuesta es mucho más amplia, a los que a lo largo de estos años se han unido millones de familias.

Unos números preocupantes

Según un estudio llevado a cabo por UNICEF, el 89% de las familias que fueron encuestadas detectaron cambios emocionales en sus hijos e hijas durante la pandemia de la COVID-19, no solo por los propios efectos provocados por el aislamiento sino también por el uso de las pantallas.

Si tanto la Organización Mundial de la Salud como las asociaciones de pediatría tienen claro que es clave limitar el uso de las pantallas para el desarrollos de los niños y las niñas, los datos dicen cosas completamente diferentes. Si la recomendación es que los menores de 2 años no utilicen pantallas, los datos dicen que pasan una media de 3 horas al día.

Y los datos no son mejores en otras franjas de edades. Los niños y niñas de entre 2 y 8 años han aumentado en un 30% el consumo de pantallas, llegando a las 2 horas y 45 minutos al día. Y los y las preadolescentes, de entre 8 y 12 años, pasan 1.700 horas al año mirando una pantalla, lo que supone 4 horas y 45 minutos al día.

Por qué es importante el ocio sin pantallas

Nadie pone en duda que tanto la tecnología como las pantallas ofrecen muchas cosas buenas, pero es importante aprender a gestionar el tiempo y el tipo de contenido en función de la edad. Para ello, generar hábitos saludables es crucial para hacer un uso responsable de las pantallas.

Con esa misión nació Kietoparao: educar en el uso responsable del móvil y ofrecer a las familias una alternativa con la que los niños y niñas puedan jugar sin la necesidad de usar una pantalla. Esa alternativa replica las características de un móvil, ya que la podemos llevar siempre encima y ofrece mucho entretenimiento: más de 20 juegos en 200 gramos.

Pronto, Kietoparao abrirá una ronda de inversión en Crowdfunding Bizkaia y podrás formar parte de este proyecto de impacto social. Únete y consigue que el movimiento de ocio sin pantallas logre su objetivo de que vayamos desconectando de las pantallas y reconectemos con nuestra gente.

Si quieres conocer más detalles sobre el proyecto de Kietoparao entra aquí y pronto podrás invertir en su ronda de inversión en Crowdfunding Bizkaia.