Bizkaiko Foru Aldundia | Diputación Foral de Bizkaia

Tecnología disruptiva en la salud

La tecnología disruptiva hace referencia a cualquier innovación que deje obsoleto todo lo que existía hasta el momento en una materia. Este concepto está cada vez más en boga por la velocidad con la que aparecen nuevas innovaciones en distintas áreas del conocimiento. El término disruptivo es usado porque se produce una ruptura brusca que puede llegar a cambiar nuestro modo de vida, en el que se incluyen también el mundo de la salud y la medicina.

Tres ejemplos de tecnologías disruptivas son la rueda, el ordenador personal y el teléfono móvil. Cada uno de estos ejemplos supuso un gran cambio en la forma en la que vivimos, trabajamos, pensamos y nos comportamos. Aunque generalmente se utiliza el término de tecnología disruptiva para hacer referencia a productos electrónicos, también puede aplicarse a servicios de los que no se hablaba hace unos años, como pueden ser las compras en línea o el crowdfunding.

Su aplicación en la medicina

Como hemos indicado, la tecnología disruptiva puede aplicarse a diferentes áreas y, en el contexto de la salud, permite mejorar la calidad de los servicios que se ofrecen a los pacientes y a la propia calidad de vida de las personas. Esta revolución tecnológica incide en el papel del médico, en su relación con los pacientes y, de forma genérica, origina una nueva manera de practicar la medicina.

Las nuevas tecnologías y las que irán surgiendo en el futuro conseguirán mejorar el estado general de la salud de la población gracias a una mejor asistencia médica y a la medicina preventiva, aumentado la esperanza de vida. Así, la medicina del futuro aprovechará la gran cantidad de datos disponibles para ser más eficaz en lo que muchos autores denominan la medicina de las 4P:

  • Personalizada: se pasa de una medicina enfocada a poblaciones a una específica para cada paciente.
  • Predictiva: anticiparse a los riesgos de padecer una enfermedad o a la evolución de un paciente permite el inicio precoz de un tratamiento o un mejor pronóstico.
  • Preventiva: actividades realizadas desde la atención primaria ayudan a prevenir enfermedades.
  • Participativa: aparece un nuevo tipo de paciente proactivo que no espera a estar enfermo para conseguir información y compartir experiencias.

Ejemplos de tecnología disruptiva en la salud

La tecnología disruptiva está transformando la forma de trabajar en el sector de la salud, ofreciendo oportunidades para mejorar la calidad de la atención, la efectividad y la eficiencia. Algunos ejemplos de estas tecnologías disruptivas aplicadas a la salud son:

Teleasistencia

Permitirá que no haga falta acudir al ambulatorio para ver al médico. Ya se ha estado probando con éxito para atender a enfermos crónicos, y la irrupción de la pandemia de la Covid-19 parece confirmar que la teleasistencia ha llegado para quedarse.

Impresoras 3D

La flexibilidad del diseño e impresión en 3D, que está evolucionando hacia la impresión 4D, permite adaptarse de forma fiable y rápida a cada paciente en el desarrollo de audífonos, prótesis dentales, trasplantes cardíacos, o la creación de férulas para la rehabilitación. Un claro ejemplo es el caso de Osteophoenix y sus soluciones de regeneración dental y reconstrucción craneomaxilofacial.

Realidad virtual

Además de su uso más conocido dentro del campo del entretenimiento, esta tecnología también permite entrenar a los estudiantes de cirugía o ayudar a pacientes psiquiátricos en la lucha contra sus trastornos.

Internet de las cosas

Cada vez más dispositivos cumplen funciones relacionadas con la salud como los relojes o las pulseras inteligentes con sensor para medir el pulso cardíaco o el oxígeno en sangre. Esta nueva tecnología permite también el uso de camas conectadas u ositos de peluche para los niños ingresados en el hospital que son capaces de medir diferentes parámetros del paciente.

La tecnología disruptiva también llega al mundo de la fisioterapia de la mano de Fisify para lograr tratamientos digitales de élite. Hasta ahora, al sufrir una lesión o padecer algún tipo de dolor, se acude al fisioterapeuta unos 60 minutos a la semana, pero no se sabe qué hacer o cómo actuar durante el tiempo restante. Con la llegada de Aurya y su tecnología disruptiva, se actúa durante el 100% del proceso, con lo que se logran recuperaciones más rápidas y eficaces.

Si quieres conocer más detalles sobre el proyecto de Fisify entra aquí y pronto podrás invertir en su ronda de inversión en Crowdfunding Bizkaia.